Revisando los lugares comunes

¿Está todo inventado?

erase una vez

Antes de empezar a meternos con cómo estructurar la novela, cómo crear nuestros personajes y demás creo que es importante saber de dónde podemos sacar ideas para nuestras novelas. Suele decirse que todo está inventado, y en gran parte es cierto. La gran mayoría de los escritores jamás escribirán nada novedoso, lo cual no significa que no vayan a escribir novelas interesantes e incluso obras maestras. Bebemos de fuentes antiguas a la hora de crear y eso hace que podamos encontrar estructuras parecidas en relatos de lo más variopintos. Aquí lo que entra en juego es la pericia del autor para hacer esa historia única.

Los lugares comunes no son más que estructuras mínimas de relato, que constan de un planteamiento, un nudo y un desenlace definidos, que pueden usarse como patrones narrativos para crear las historias y que, en cierto modo, usamos sin ser conscientes de ello. Esto sucede porque, en realidad, estas estructuras mínimas se encuentran en nuestra cultura y no es raro que cuando leemos novelas diferentes encontremos determinados puntos de encuentro.

Un ejemplo de esto son las historias de viaje, que puede ser tanto real y físico como interior. Pensad en Ulises que emprende un viaje de regreso a casa por poner un ejemplo o El guardián entre el centeno en el que podemos ver un viaje tanto interno como físico del personaje principal. A pesar de ser historias tan diferentes y de estar escritas en diferentes épocas, comparten una estructura narrativa.

Pero a parte de estructuras, estos lugares comunes puede tomar forma de personajes que simbolizan una pasión, una duda… por poner un ejemplo podría ser el personaje de Don Juan que con nombrarlo ya todos sabemos que si el personaje va a ser un Don Juan pues va a ser un rompecorazones. Tiene un guión preestablecido de cómo se va a comportar y además seguramente en la historia se le quiera dar un lección.

Como he dicho al principio, bebemos de fuentes antiguas por lo que para llegar a estas estructuras debemos remontarnos hasta los mitos, que de alguna forma serían los relatos más simples y los más antiguos. De hecho yo os animo a que penséis en mitos y busquéis libros en los que se trate ese tema.

Os pongo otro ejemplo, el mito de Prometeo que robó el fuego a los dioses para entregárselo a los humanos. Además, les enseñó cómo usarlo mejorando de este modo sus vidas, ya que este fuego es símbolo también del conocimiento y prosperidad. También hay una versión en la que es el propio Prometeo quien con barro y agua crea al hombre. Seguro que con esto ya os suenan novelas que traten sobre la creación de vida artificial o incluso también entraría aquí la inteligencia artificial. Un ejemplo muy claro lo tenemos en la novela Frankenstein de Mary Shelley, en la que se ve muy claramente las coincidencias con el mito. Seguro que se os vienen a la cabeza ahora mismo muchas más novelas con esta temática, y seguro que, si pensáis en más historias mitológicas, seréis capaces de encontrar más coincidencias tanto con novelas como con películas de cine, ya que no debemos olvidar que el cine está muy ligado a la literatura y que bebe de ella.

De este modo, debéis tener en cuenta que cuanta más mitología conozcáis, más lugares comunes, más historias seréis capaces de desarrollar valiéndoos de sus estructuras. Como veis al final os estoy recomendando lo mismo que en el primer artículo: Leer, leer y leer.

Os animo a que en los comentarios, además de hacerme todas las preguntas que queráis que yo os contestaré en cuanto pueda,  pongáis un mito y un libro cuya historia se base en el mismo.

Y enlazando con el principio, ¿creéis que está todo inventado? Yo creo que sí, o que prácticamente todo está inventado, es muy difícil hoy en día hacer algo totalmente original. Sin embargo, esto no significa que estemos haciendo copias. Por fortuna, cada persona somos diferentes y aun teniendo el mismo mito delante cada uno lo interpretaremos de una forma diferente y crearemos historias diferentes.

Os animo a que le echéis un vistazo a otro artículo que escribí hace tiempo en el que hablo de lo mismo aunque utilizo otros ejemplos 😉 : Lugares comunes.

Miles de besos!

Estrategias de guión cinematográfico, Antonio Sánchez Escalonilla.

Quizás te pueda interesar

2 comentarios

  1. Es muy cierto. El ejemplo que me viene a la mente es el del Ulises de James Joyce. También Pedro Páramo de Juan Rulfo tiene el motivo del viaje. Otros se basarán en el descenso a los infiernos que viene desde el Poema de Gilgamesh.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *