Cuentacuentos

¿Qué es lo primero que necesitamos para convertirnos en escritores?

Idea
Tengo muchos recuerdos de mis años universitarios pero uno que tengo grabado a fuego en mi memoria es de uno de mis profesores asegurándonos que el ser humano es un cuentacuentos. Desde la prehistoria, tal vez desde que el hombre es hombre, ha tenido la necesidad de contar cosas. Desde las pinturas rupestres de Altamira a los jeroglíficos egipcios, todo ello son pruebas de que el hombre siempre ha querido relatar historias.

Y precisamente si estás aquí, leyendo esto, es porque tú también sientes esa necesidad de contar, de narrar, de crear nuevos mundos. Porque lo principal para un escritor es querer contar historias. Y eso es en lo que debemos centrarnos antes de ponernos delante de un folio en blanco a escribir.

¿Cuál es el primer paso para empezar a escribir? Para mí es esencial saber qué tipo de historia queremos contar. ¿Un romance? ¿Un thriller? ¿Una novela de fantasía? Tal vez os preguntaréis por qué, muy sencillo, esta elección va a condicionar el resto del relato. Si bien es cierto que se pueden mezclar géneros, y yo os invito a que lo hagáis porque eso hará que vuestra novela sea mucho más interesante, hay que tener claro qué tipo de historia queremos contar.

¿Por qué? Imaginemos que tenemos dos personajes, Alicia y Mario. ¿Cómo será su historia principalmente si va a ser un romance? Bueno pues digamos que deben conocerse, gustarse, que haya algunos baches en el camino para que no sea todo tan fácil. Y luego le daremos un final, podemos hacer que acaben juntos, que uno de ellos muera, que no acaben juntos… Pero nuestra trama se centrará en su historia, en sus sentimientos.

Ahora Alicia y Mario van a protagonizar un Thriller. Alicia y Mario son dos policías encargados de investigar un asesinato. Encontrarán un cadáver que les dará unas pistas, tal vez haya más de un asesinato, incluso tal vez se enamoren, es también posible que sus vidas corran peligro. Y finalmente resolverán o no el caso. Aquí, como veis, y a pesar de haber introducido una trama amorosa, en lo que debemos centrarnos más es en la resolución del caso.

Es por esto que debemos tener muy claro qué tipo de historia queremos contar porque dependiendo de esto tendremos que centrarnos en una u otra cosa. Luego está el que se mezclen otros géneros, lo cual a mí me encanta, pero siempre debemos tener en mente cuál va a ser el principal incluso si luego de terminar nos damos cuenta de que hemos mezclado tanto los géneros que no sabemos cómo catalogarlo.

Pero hay otra razón para hacer esto y es que no vamos a usar los mismos recursos si escribimos una historia de amor que si escribimos una historia policíaca. A lo que hay que sumarle que también debemos tener en cuenta a qué público queremos dirigirnos, porque eso también condicionará nuestra narración.

Por eso, mi primer consejo es leer. Sé que hay muchos escritores que se jactan de no leer, cosa que a mí me parece un terrible error. Un buen escritor es aquel que lee y lee mucho y de todo. ¿Qué pensaríais de un diseñador/a de moda que no está interesada en la moda? ¿O de un informático/a al que no le gustan las tecnologías? Es un poco raro verdad.

Si quieres ser un buen escritor lee, de hecho si quieres escribir novela romántica, lee mucha novela romántica, si quieres escribir terror, lee novela de terror. ¿Por qué? Muy sencillo, de esta forma iréis aprendiendo las estructuras que conforman sus narraciones, partes que se repiten, patrones y no solo estructurales sino también narrativos. Con esto no quiero decir que aquellos que dicen no leer sean malos escritores, pero os puedo asegurar que jamás llegarán a ser buenos escritores.

Tal vez alguno os estáis preguntando ahora, ¿y no sería mejor apuntarme a un curso de escritura? Yo no fui a cursos de escritura. Si bien es cierto en mi carrera tuve varias asignaturas en las que nos enseñaban a estructurar historias y que me ayudaron mucho a la hora de retomar la escritura. Estudié Comunicación Audiovisual y aunque estas asignaturas iban dirigidas a guión audiovisual os puedo asegurar que los conocimientos son transferibles dado que en ambos casos se busca contar una historia, lo único que cambia es la forma.

Por eso para aquellos que tengan ya la idea, que sepan el tipo de historia que quieren contar, que hayan leído mucho de ese género, les recomiendo un libro de uno de los, tal vez, mejores profesores que he tenido. El manual en cuestión es Estrategias de guion cinematográfico: El proceso de creación de una historia de Antonio Sánchez Escalonilla y os aseguro que os será de gran utilidad a la hora de estructurar vuestra novela.

En el siguiente artículo os hablaré sobre buscar sitios para inspiraros.

Miles de besos!!

Quizás te pueda interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *