¿Existen las musas?

¿Inspiración o trabajo duro?

Para mí existe el trabajo duro, no la inspiración. Aunque por supuesto hay muchas cosas que me inspiran no espero momentos de inspiración para escribir. Cuando empecé era porque no podía darme ese capricho. Si encontraba una horilla para escribir tenía que aprovecharla fuera como fuese y cuando fuese. Ahora porque mi día a día está totalmente planificado y tengo unas horas por la mañana y algunas de la tarde reservadas para escribir.

Seguramente haya alguno escritores que estén leyendo esto y se estén llevando las manos a la cabeza porque ellos trabajan por “inspiración”. Yo os aseguro que seríais mucho más productivos si os organizaseis el día y reserváis un equis tiempo cada día para escribir. Al principio cuesta, sí, y a lo mejor os tiráis toda una hora tirándoos de los pelos pero poco a poco os iréis acostumbrando y os resultará más fácil. Además, no debéis olvidar que lo primero que se hace de una novela es un boceto que al terminarlo se debe pulir hasta dejarlo perfecto. No tratéis de buscar la perfección en una primera escritura, es mejor que escribáis todo lo que se os pasa por la cabeza y ya cuando lo releáis lo iréis cambiando y mejorando.

Me gustaría aclarar que sí, efectivamente, hay ocasiones en las que nos es más complicado escribir, pero os aseguro que no tiene nada que ver con la “inspiración”. El estado físico y psicológico de cada uno de nosotros influye mucho pero insisto, no tiene que ver con la inspiración. Lógicamente si no estamos bien de salud suele ser más complicado el estar concentrado en cualquier actividad e igualmente si emocionalmente no estamos bien es posible que lo que menos nos apetezca es ponernos a escribir o hacer cualquier otra cosa.

Estoy segura de que habrá muchos autores que no estarán de acuerdo conmigo, pero de verdad os animo a hacer la prueba. Ya veréis como en unos días no os cuesta tanto el sentaros y poneros a escribir casi instantánteamente.

¿Vosotros de qué sois de inspiración o constancia y planificación?

Quizás te pueda interesar

2 comentarios

  1. ¡Hola!

    Yo no estoy en desacuerdo, opino que cada autor tiene su método, digamos. En mi caso me mueve la inspiración, aunque yo también tengo mis momentos de escritura y si no la tengo, la provoco (música, leyendo algo que me inspire, cosas así). Eso sí, si no tengo inspiración no suelo escribir, pero me dedico a los bocetos, a pensar detalles de la historia y cosas así.

    Ya hace tiempo estuve como un año o más siendo constante y escribiendo sí o sí ciertas horas que reservaba para ello, y descubrí que no era lo mío, de hecho me bloqueaba escribir “por obligación”. Así que decidí dejarlo a la inspiración y que ella “mandase”. A veces, como digo, debo provocarla, porque claro, no es plan de ponerse a escribir cuando estás trabajando o a otras cosas…

    Pero bueno, ¡buena entrada! Abierta a debatir entre escritores 😀

    1. Hola Cristina!! Tienes razón, cada persona es un mundo y le sirven diferentes cosas para escribir. Yo deseché hace mucho lo de la inspiración porque me creaba mucho estrés. ¿Y si nunca volvía a tener inspiración? ¿Y si lo que acababa de escribir era lo mejor y no iba a escribir nunca más nada así? ¿Y si me quedaba sin ideas? Supongo que me funciona lo de planificarme porque así, no sé, tal vez siento que tengo control sobre ello y todo fluye mejor. De todas formas, muchísimas gracias por dar tu opinión!!! Un saludo!!! 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *