Reseña de Perro ladrando a su amo de Javier Sachez

No existen los buenos y los malos somos una mezcla de ambas cosas

FICHA TÉCNICA

Título: Perro ladrando a su amo
Autor: Javier Sachez
Año de edición: 2018
ISBN: 978-84-17315-34-4
Páginas: 206
Encuadernación: Rústica
Precio: 16,00€

Sinopsis

Premio de Novela Corta Fundación MonteLeón 2018

Una empresa necrófaga hambrienta de inmuebles ajenos. Una anciana indefensa que recoge lo que la ciudad detesta. Un joven ultra de ojos violentos que aborrece lo que la sociedad representa. ¿Puede al final el odio transmutarse en ternura? ¿Pueden las zarpas alguna vez acariciar?

Novela urbana que aborda temas de actualidad como la marginación, la violencia de género, la soledad de la vejez y el desprecio de los jóvenes hacia las personas mayores, Perro ladrando a su amo es, a juicio del jurado del VII Premio de Novela Corta Fundación MonteLeón, «una construcción poliédrica con una muy acertada presentación de unos personajes muy bien integrados en la trama, y en un hábitat urbano donde todos confluyen».

Opinión

Perro ladrando a su amo es una novela que me ha sorprendido mucho. No sabría muy bien en qué género incluirla pero yo la incluiría en la corriente de la novela realista. En esta obra se nos muestra una sociedad decadente al borde del abismo en la que de repente surge un atisbo de esperanza.

Nos encontramos con una trama que, en un principio, no sabemos muy bien hacia dónde va a llevarnos con la historia que aquí nos narra, con su habitual estilo poético, que a mí me encanta, Javier Sachez. Es una novela coral, en la que nos encontraremos con los más diversos personajes que verán sus vidas entrelazadas de las formas más inesperadas.

Me ha gustado mucho el personaje de Eduardo. Creo que encarna perfectamente esa dualidad del ser humano. Esas ganas de encajar en la sociedad, de sentirse integrado y a salvo, aunque eso signifique ser un cabeza rapada y rodearse de no muy buenas compañías. Y por otro lado, su relación con otro de los personajes hará que su parte más honesta salga a la luz. Creo que el personaje está muy bien desarrollado, al igual que el resto.

En cuanto al estilo, aunque ya lo he dicho, me encanta esa forma tan poética que tiene Javier de describir lugares, personas, sensaciones y, aunque el género es muy distinto de los anteriores, esa característica suya sigue patente en su obra. El ritmo de la obra es pausado, lo cual no lo hace menos interesante, y va incrementándose poco a poco hasta llegar al final, lo que hace que se sea incapaz de dejar de leer según vamos llegando al final.

En definitiva, y como en otras ocasiones, recomiendo este libro a cualquiera que quiera disfrutar de buena literatura.

Seguir leyendo

¿Existen las musas?

¿Inspiración o trabajo duro?

Para mí existe el trabajo duro, no la inspiración. Aunque por supuesto hay muchas cosas que me inspiran no espero momentos de inspiración para escribir. Cuando empecé era porque no podía darme ese capricho. Si encontraba una horilla para escribir tenía que aprovecharla fuera como fuese y cuando fuese. Ahora porque mi día a día está totalmente planificado y tengo unas horas por la mañana y algunas de la tarde reservadas para escribir.

Seguramente haya alguno escritores que estén leyendo esto y se estén llevando las manos a la cabeza porque ellos trabajan por “inspiración”. Yo os aseguro que seríais mucho más productivos si os organizaseis el día y reserváis un equis tiempo cada día para escribir. Al principio cuesta, sí, y a lo mejor os tiráis toda una hora tirándoos de los pelos pero poco a poco os iréis acostumbrando y os resultará más fácil. Además, no debéis olvidar que lo primero que se hace de una novela es un boceto que al terminarlo se debe pulir hasta dejarlo perfecto. No tratéis de buscar la perfección en una primera escritura, es mejor que escribáis todo lo que se os pasa por la cabeza y ya cuando lo releáis lo iréis cambiando y mejorando.

Me gustaría aclarar que sí, efectivamente, hay ocasiones en las que nos es más complicado escribir, pero os aseguro que no tiene nada que ver con la “inspiración”. El estado físico y psicológico de cada uno de nosotros influye mucho pero insisto, no tiene que ver con la inspiración. Lógicamente si no estamos bien de salud suele ser más complicado el estar concentrado en cualquier actividad e igualmente si emocionalmente no estamos bien es posible que lo que menos nos apetezca es ponernos a escribir o hacer cualquier otra cosa.

Estoy segura de que habrá muchos autores que no estarán de acuerdo conmigo, pero de verdad os animo a hacer la prueba. Ya veréis como en unos días no os cuesta tanto el sentaros y poneros a escribir casi instantánteamente.

¿Vosotros de qué sois de inspiración o constancia y planificación?

Seguir leyendo

En un mundo de lobos

<<El hombre es un lobo para el hombre>>, Hobbes


Llevo unos días pensando en escribir esta entrada, sobre todo después de comentarios y publicaciones que llevo viendo en Facebook desde hace unos meses. Voy a centrarme en el mundo literario, pero por desgracia creo que se podría aplicar a cualquier sector laboral.

No sé si será por la educación que recibí en casa. Mi padre, el hombre al que más admiro en este mundo, ha luchado siempre por sus derechos y por los de los demás. De él he aprendido que para no ser pisoteado tienes que hacer piña con los que son como tú, apoyar a tus compañeros y por eso he decidido hacer esta reflexión.

Después de pensar en los últimos acontecimientos creo que vivimos en un mundo egoísta, como veréis no he descubierto la pólvora puesto que eso es algo evidente. Sin embargo, me parece algo cuanto menos chocante la falta de solidaridad en todos los ámbitos. Centrándome en el literario me parece que se vive una lucha encarnizada en la que los autores, en vez de ayudarse los unos a los otros, intentan hundir al otro. Para ello se crean perfiles falsos que usan para vanagloriarse en algunos casos y desprestigiar al resto, lo cual sinceramente a mí me lleva a la cuestión de dónde sacan el tiempo, porque sinceramente yo con llevar mi perfil y mi página de autora tengo suficiente trabajo si quiero sacar un determinado número de páginas cada día y compaginarlo con el resto de cosas que hago a lo largo de la jornada. Sin embargo, me asombra más la forma en la que cuando nos va bien no nos importa en absoluto lo que le pasa al de al lado, pero cuando somos nosotros los que estamos en apuros buscamos la ayuda de todo el mundo.

Esto de nuevo me hace recordar a mi padre que ha luchado y que luchará los pocos meses que le quedan antes de jubilarse por todos y no solo por sí mismo. También recuerdo la de veces que se han manifestado cuando han intentado echar a compañeros de forma injusta o cuando los han tratado de forma injusta. Desgraciadamente creo que cuando mi padre y los de su generación se jubile todo esto se acabará, aunque espero equivocarme.

En el mundo editorial, si te va bien con tu editorial, o medianamente bien, intentas no hacer nada que los ponga en tu contra, aunque sepas que tus compañeros están sufriendo un tratamiento que no se les debería dar y en vez de hacer piña se hacen oídos sordos y no te importa lo que te diga la persona que tienes al lado y a la que están machacando porque a ti te va bien y te tratan bien por lo que sea, porque de repente te has convertido en la gallina de los huevos de oro, porque no te quejas… no sé, por lo que sea. Y me parece absurdo porque precisamente porque a ti te tratan bien por la razón que sea tendrías más poder a la hora de ayudar a tus compañeros, pero es más fácil cerrar los ojos y los oídos, mirar para otro lado esperando no verte jamás en su lugar porque en el fondo sabes que te ocurrirá exactamente lo mismo, que te tratarán igual.

El caso es que me entristece, aunque eso no va a hacer que deje de apoyar a los autores, tanto independientes como de editorial, porque creo que la única forma de que nos vaya bien a todos es echándonos una mano los unos a los otros y porque de vez en cuando te encuentras a personas que merecen tu ayuda y mucho más.

Podría decir más, dar detalles, pero no creo que sea necesario, seguramente después de leer esto ya sepas que tipo de persona eres, un lobo o un compañero.

¿Vivimos en un mundo de lobos?

Seguir leyendo