Reseña de Humaraña de Lydia Sánchez Puertas

Invasiones alienígenas


Título: Humaraña

Autor: Lydia Sánchez Puertas

Género: Ciencia ficción

Número de páginas: 298

Precio: 16,15€

Comprar: AMAZON

 

Sinopsis

Hace 13.000 años, una raza alienígena llamada «Humaraña», seres mitad humanos, mitad arañas, eran poseedores de una inmensa sabiduría y una tecnología avanzadísima, de la cual eran ellos mismos sus creadores. Su líder Marduck, llamado por todos el Dios del Universo, deciden poner rumbo a nuestro frágil y azul planeta, donde el mismo se verá abordado por sorpresa, siendo colonizado sin que los humanos se den ni siquiera cuenta de ello. Desde su llegada a la tierra, «los humarañas» someterán a los humanos a ensayos neuronales, esclavizándolos y separándolos con una especie de tela invisible de espacio-tiempo. En medio de todo esto, una niña llamada Alyre, se verá atrapada por «los humarañas», pero descubrirá que no todo lo que ven nuestros ojos corresponde con la realidad. ¿Qué ocultan estos seres de otro planeta a los humanos? «No siempre lo que ven nuestros ojos, coincide con lo que perciben nuestros sentidos, de ahí está historia con una relativa simbiosis extraterrestre».

Esta va a ser una de esas reseñas que tanto me cuesta hacer, porque conozco a la autora y, por desgracia, pocas cosas buenas tengo que decir de esta novela.

Me llamó poderosamente la atención la portada, y la sinopsis, por eso decidí comprarla. Antes de nada me gustaría dar un pequeño tirón de orejas a Cultivalibros, la “editorial”, porque a los dos días de ponerme a leer la novela se desencolaron varias páginas. Deberían cuidar un poco la calidad de sus novelas, y no solo me refiero al aspecto físico. Pero bueno, voy con lo que interesa.

Como ya he dicho, la sinopsis me gustó, me parece que la autora tuvo una gran idea a la hora de ponerse manos a la obra con esta novela. Sin embargo, aspectos tanto en el fondo como en la forma hacen que, para mí, esta novela no sea más que un borrador al que le falta mucho trabajo para ser una buena novela.

En cuanto a la trama, no está bien construida, hace aguas por todos lados. Según vas leyendo cientos de preguntas surgen en la mente del lector, algunas de ellas no son respondidas y otras la autora, al tratar de hacerlo, provoca el que surjan más o incluso incongruencias con lo que ya está escrito. De vez en cuando da la impresión de que ciertos datos y cierta información aparecen como de la nada, lo cual hace que la credibilidad y estabilidad del relato se tambalee. Creo que la autora debería volver a leer con tranquilidad, tratando de imaginar que lo lee por primera vez para encontrar esas preguntas y tratar de encontrar mejores respuestas.

En cuanto a los personajes tampoco están bien creados. Alyre, que debería odiar a los humarañas, me parece demasiado neutral, sin sangre y plana. Esto, teniendo en cuenta todo a lo que se enfrenta y todo lo que descubre, hace que el personaje sea muy flojo y muy poco creíble. Patrick, que sería el otro protagonista, tampoco está bien construido y, de hecho, salvo por el acelerado e inverosímil romance que tiene con Alyre es un personaje totalmente prescindible. Si lo eliminásemos del libro, no habría diferencia, lo cual me parece un grave problema. La autora debería estudiar los arcos de transformación de ambos personajes, pensar de qué manera puede afectar al personaje, dado su carácter, todo lo que va sucediendo a su alrededor y reconducir la historia.

Por lo que respecta al estilo tampoco tengo cosas buenas que decir. En general, la novela no está bien narrada. Fallos como cambios de tiempos verbales de presente a pasado sin razón, al igual que de tercera a primera persona, crean confusión en el lector. Además, la autora utiliza frases demasiado largas, colocando en ocasiones las comas de forma errónea, lo que dificulta el entender correctamente el texto. Mi impresión en algunas partes era de que empezaba con una idea, perdía el hilo sin darse cuenta y acababa contando otra cosa. En este aspecto creo que la novela necesita mucho trabajo y así se lo he hecho saber a la autora.

En conclusión, yo no recomendaría esta novela, para mí no ha sido agradable de leer con todos estos errores de estilo y, a pesar de que la idea de la novela es muy buena, la forma en la que la ha plasmado la autora necesita mucho trabajo para que todo cuadre perfectamente. Sin embargo, todos estos fallos pueden ser corregidos y yo estoy segura de que Lydia lo hará e irá mejorando poco a poco escribiendo más y más novelas. Porque la única forma de superarse es no rendirse nunca.

Continue Reading